Las Fiestas de la Escalada 2014

Fechas del evento: : 
12/12/2014 to 12/14/2014

DESCUBRA NUESTRA OFERTA ESPECIAL
¡para estar en el corazón del evento!

Del viernes 12 al domingo 14 de diciembre de 2014

Habitación individual: Chf 375 -

Habitación doble: Chf 485 -

Descubrir nuestra oferta

La Escalada en tres etapas

Última etapa de una serie de tentativas llevadas a cabo a lo largo del siglo XVI por Saboya, que quiere hacer de Ginebra su capital del Norte de los Alpes, la Escalada es el símbolo de la voluntad de independencia de los ginebrinos.

Primera etapa: Escalada de los muros

En la noche del sábado 11 de diciembre de 1602, el duque Charles-Emmanuel de Saboya hace atacar Ginebra por sorpresa, a pesar de "la paz que él había jurado y rejurado".
Al término de una marcha desde Bonne y La Roche, en Alta Saboya, más de dos mil hombres a pie o a caballo partieron a Plainpalais, hasta fuera de los muros. En su material, unos elementos de 1m70 de largo, pesando cada uno unos 8 kg, y que se encajaban unos en otros, se montaron y se levantaron por encima de la muralla (por encima de la cual se han construido desde entonces los inmuebles pares de la calle de la Corraterie).

Despertados por un disparo de arcabuz del guardia, Jacques Mercier, mientras que François Bousezel es el primer herido de muerte durante la ronda de noche que estaba efectuando, los ginebrinos tomaron sus armas para ir contra el enemigo. De boca en boca, el porta-linterna da la alerta general, seguido de un disparo en el puesto de la Moneda y por el toque a rebato desde lo alto de la Catedral de San Pedro, al que otras campanas pronto hicieron eco.

El pueblo entero lucha tanto como su milicia burguesa y la guardia a sueldo. El símbolo más célebre que nos ha quedado es la olla que Catherine Cheynel, esposa de Pierre Royaume, apodada afectuosamente la Mère Royaume, envió a la cabeza de un asaltante. Y Dame Piaget, que lanzó la llave de su casa para que los ginebrinos puedan pasar y coger al enemigo por detrás.
El proyecto del enemigo de hacer estallar la puerta Nueva (por el petardero Picot) para preparar el paso a la mayor parte de la tropa, no se realizó, porque el guarda Isaac Mercier tubo el reflejo de bajar la reja. Frente a esta situación, y dándose cuenta de que el ataque había fracasado, las tropas ducales se dieron prisa en regresar a sus campamentos antes de que amaneciera.

Segunda etapa - Los templos y la horca

El domingo por la mañana, el pueblo de Ginebra va a los templos para loar la providencia del Señor, bajo la dirección de Teodoro de Bèze, primer rector de la Academia, y de Simon Goulart, pastor en Saint-Gervais. Se contarán dieciocho muertos del lado ginebrino: su huesos se conservarán en el templo de Saint-Gervais. En las calles y en los fosos, al pie de la muralla, se contarán cincuenta y cuatro cadáveres enemigos. Trece prisioneros, esencialmente de alto linaje, son juzgados, tratados como "ladrones y bandidos" y entregados al verdugo Tabazan para ser ahorcados ese mismo día, ya que no se podía proceder contra ellos "como contra la gente de guerra, dada la paz que había sido jurada y rejurada por el príncipe".

Tercera etapa - La paz y el eco europeo

En el verano de 1603, el tratado de San Julián, concluido con ayuda de los delegados de cinco Cantones suizos, marcará el final de las numerosas tentativas de Charles-Emmanuel para hacer de Ginebra su capital al norte de los Alpes. Las cortes europeas, principalmente la del rey de Francia, Enrique IV, que acababa de firmar el Edicto de Nantes, la corte de Inglaterra, con, sucesivamente Isabel I, Jacques I, el elector Palatino y el duque de Wurtemberg, hacen presión para obtener este resultado.

La influencia de Calvino, muerto en 1564, no fue interrumpida por la tentativa de Charles-Emmanuel. La Escalada marcará a partir de ahora la voluntad de independencia de los ginebrinos, convirtiéndose en la fiesta nacional de su ciudad.
 

Todo sobre el Escalade, 1602