Una historia que comienza en el siglo XIII

El inmueble, ubicado en el nº 1 de la calle Puits-Saint-Pierre, está situado en el centro del casco antiguo de Ginebra, cerca de los monumentos más importantes de la Ciudad: la Catedral de San Pedro, el Ayuntamiento, el Arsenal, la Casa Dusquesne, la Casa Tavel, donde se ha abierto el Museo del Ginebra Antiguo, el Museo Barbier-Mueller, el Museo de la Reforma o el Museo de Arte y de Historia.

El inmueble está constituido por cuatro edificios diferentes, adosados al antiguo cerco capitular, puerta de Caralèses del siglo XIII. Los sondeos de los sótanos llevados a cabo por Charles Bonnet, arqueólogo cantonal, han permitido observar en numerosos puntos, mamposterías características de la época medieval. Esta masía del siglo XIII fue transformada varias veces y, en su estado actual, sus diferentes componentes se remontan esencialmente al siglo XVII. Durante la revocación del edicto de Nantes, hacia 1690, numerosos protestantes se refugiaron en Ginebra, lo que necesitó la sobreelevación de numerosos inmuebles de la ciudad; este fue posiblemente el caso del nº 1 de la calle Puits-Saint-Pierre, el cual consta de pequeñas ventanas en los aleros.

Desde el siglo XIII al siglo XVI, el inmueble ha pertenecido sucesivamente a los Condes y Obispos de Ginebra (los fosos del Café des Armures sirvieron de bodega al Obispo Guillaume de Marcossay), a Joseph de Normandía (familia de síndicos de Ginebra en 1636), en parte, a Pierre Mauger, panadero, 1640 - a la familia Samuel Chouet de la Rive, que reunió los diferentes cuerpos del inmueble en el siglo XVII, inspirándose en las residencias italianas.

Los herederos de Samuel Chouet: Léonard Chouet, consejero en 1683 y tesorero general de la república; Jean-Louis, su hijo, magistrado, autor del Diario de Wilmergen de 1712, donde los ginebrinos se distinguieron al lado de los berneses - en 1822 los consortes Bertrand y Mallet - en 1863 Daniel Benjamin Roux - en 1895 las Damas Mestrezat y de Mandrot, aliadas Roux - y desde el siglo XX la herencia de los hermanos de Madrot d'Echichens, hasta 1977.

Amédée Granges, inquilino desde 1957, restauró el café más viejo de Ginebra antes de convertirse en propietario en 1977, fecha en la que comenzó las obras de transformación en hotel de primer rango de este venerable inmueble, el cual estaba muy castigado: esto permitió descubrir unos techos pintados con elegantes y coloridos follajes, bellas pinturas de fachadas, frescos interiores, chimeneas, etc., así como numerosos tesoros que esconden los diferentes cuerpos de los edificios. Las restauraciones de arte fueron realizadas por Anne-Marie Pellot y Claude Rossier, vigilados por E. Nierle, delegado de la Comisión de Monumentos y Yacimientos, bajo la dirección de F. Schenk, arquitecto, quien realizó el conjunto de la renovación de abril de 1979 a septiembre de 1980. Con el transcurso de los años, renovaciones y ampliaciones han hecho pasar el hotel al rango de hotel de lujo ineludible en Ginebra, en el que el restaurante es un lugar destacado de encuentros en la ciudad.

El Hotel-Restaurante «Les Armures», administrado hoy personalmente por la familia Borgeat-Granges, está idealmente situado para descubrir los tesoros del casco antiguo de Ginebra.